Contáctanos

estado del arte

¿Qué es y cómo se hace el estado del arte?

Si debes hacer un trabajo de investigación para la universidad, es imprescindible que sepas qué es el estado del arte. Para ayudarte en esta difícil tarea, te traemos este artículo donde te contaremos qué es este apartado, cómo hacerlo y dónde puedes buscar todo el material que necesitas. Sigue leyendo para enterarte de todo.

¿Qué es el estado del arte?

El estado del arte se constituye como una etapa del proceso de investigación y, a su vez, como un apartado del proyecto. Este debe desarrollarse posteriormente a la elección y justificación del tema. Para ello, deberás leer el material que se haya escrito al respecto de la temática elegida. 

Otros términos que comúnmente se utilizan para denominar a este apartado son: estado de la cuestión, antecedentes, revisión de antecedentes, entre otros. Sin embargo, todos se refieren a lo mismo: la consulta bibliográfica de contenido vinculado a tu tema.

Específicamente, se trata de analizar en profundidad el material producido por otros autores, de manera tal que puedas alcanzar una visión más amplia. Aquí, deberás atender a los diferentes puntos de vista que se enfrentan en la discusión, las pruebas aportadas, los principales referentes, y más. 

Otro punto importante al cual deberás prestarle atención es a los métodos y técnicas de recolección de datos utilizados. Esto te permitirá tener una idea de cómo orientar tu proyecto y, además, de conocer cómo otros investigadores pensaron en el desarrollo de sus estudios.

Veamos ahora cómo componer este apartado.

¿Cómo se hace el estado del arte? 

Muy bien, aquí veremos un ejemplo de cómo se confecciona el estado del arte. El primer paso será efectuar una búsqueda exhaustiva de información. Ten en cuenta que deberás llevar una lista de todas las fuentes consultadas para evitar violar el derecho de propiedad intelectual.

Es probable que en el camino te encuentres con que la perspectiva de análisis que habías diseñado para tu proyecto haya sido abordada por alguien más. Pero no te desanimes, bastará con hacer algunos ajustes para continuar con tu proyecto y aportar un punto de vista novedoso. Los estudios que encuentres se configurarán como los cimientos sobre los cuales construirás tus aportes específicos. 




El estado del arte: un ejemplo perfecto de metodología de investigación

Recuerda que el estado del arte es un ejemplo de metodología de investigación. En este sentido, podemos identificar ciertos elementos que lo definen.

Contextualización

Una investigación requiere de un contexto que la delimite. Esto te servirá para restringir la búsqueda y limitar el material bibliográfico en función del problema planteado.

Clasificación

Antes de comenzar tu búsqueda, establece criterios que te permitan limitarla. Piensa cuál es exactamente el tipo material que necesitas, si se trata de artículos, libros, teorías u otra cosa. Esto te ayudará a que el rastreo de datos no se torne un proceso infinito.

También te sugerimos contemplar los aspectos cronológicos, los objetivos de los trabajos, las disciplinas a las cuales pertenecen, las líneas de investigación, las conclusiones y el alcance. Esta información te permitirá clasificar las fuentes según el tipo de datos a analizar.

Categorización

Una vez obtenida la información, será momento de procesarla y otorgarle cierta jerarquía. Así, podrás categorizar las fuentes como internas, es decir, directamente vinculadas a tu temática; y externas, conectadas a través de otras líneas de investigación.

Análisis

Tiene que ver propiamente con la investigación y la creación de conocimientos nuevos. Aquí el estado del arte se vincula directamente con el abordaje del problema, a partir de la identificación de diferentes líneas de análisis y tendencias de investigación.

Siguiendo estos lineamientos podrás optimizar tu tiempo y elaborar un trabajo bien estructurado. Como has de suponer, este proceso demanda muchas horas de lectura, por eso, te sugerimos establecer una limitación temporal. Por ejemplo, no extender este proceso por más de dos semanas.

Como punto a destacar, construir correctamente este apartado te brindará las herramientas necesarias para avanzar rápidamente hacia tu meta. Por eso, préstale mucha atención.

¡Muy bien! Ahora ya sabes cómo hacerlo, pero ¿dónde está la información?

¿Dónde encontrar la información que necesitas?

A continuación, compartiremos contigo algunos ejemplos de espacios donde podrás encontrar información para realizar tu estado del arte:

  • Biblioteca universitaria: como no podía ser de otra manera, la biblioteca de tu universidad es uno de los lugares indicados para buscar fuentes. Asimismo, puedes buscar, a través de internet, en bibliotecas de otras universidades. Seguro encontrarás material interesante.  
  • Bases de datos: son ideales si tu investigación se orienta al trabajo con datos concretos y estadísticos. 
  • Centros de investigación: en estos sitios suelen contar con información de acceso público. Al mismo tiempo, puedes aprovechar para ponerte en contacto con profesionales y obtener información de calidad de primera mano.
  • Revistas especializadas: cada disciplina cuenta con revistas científicas especializadas, tanto en formato virtual como físico. Debes saber que, para acceder a esta información, en ocasiones es necesario pagar, sin embargo, es posible encontrar publicaciones gratuitas. 
  • Repositorios: se trata de plataformas donde se almacenan digitalmente una diversidad de recursos. Allí puedes encontrar información institucional, dedicada a ciertas temáticas o a datos específicos.
  • Google Académico: sin lugar a dudas esta herramienta es ideal para comenzar a buscar, y puedes hacerlo desde la comodidad de tu casa. Aprovecha los filtros y limita tu búsqueda a lo que realmente necesitas.

¡Excelente! Ya cuentas con toda los ejemplos y la información necesaria para componer tu estado del arte. Esperamos que puedas hacerlo sin muchos inconvenientes, aunque, si esto no ocurre, podemos darte una mano. Entérate cómo a continuación.

¿Te ayudamos con tu estado del arte?

En Tesis y Másters sabemos que hacer un trabajo académico es sinónimo de problemas. Lamentablemente, es muy habitual que los estudiantes se demoren mucho tiempo en terminar sus proyectos debido a las dificultades que se interponen en su camino.

La buena noticia es que has llegado hasta aquí, y nosotros tenemos la solución a este problema. Para ayudarte, ponemos a tu disposición a nuestro equipo de redactores académicos, que pueden asistirte en cualquier etapa de tu trabajo.

De esta manera, te ofrecemos asesorías personalizadas donde podrás evacuar dudas. También, podemos corregir integralmente tu trabajo, incluyendo el control de plagio con Turnitin.

Aunque, si lo prefieres, podemos redactarlo para ti y quitarte el problema de encima. Te proponemos una metodología de trabajo con entregas parciales, con el objetivo de que estés al tanto de los avances realizados. Asimismo, podrás presentárselo a tu tutor, recibir sus comentarios y, consecuentemente, solicitar modificaciones.

El resultado de nuestro trabajo es un proyecto de la máxima calidad académica, y todo esto ocurrirá de manera absolutamente confidencial. Hemos de suponer que en este punto quieras más información, por eso, te contaremos cómo obtenerla a continuación.

Obtén la solución que buscas con un solo clic

Aprovecha nuestros medios de contacto y cuéntanos qué dificultades te impiden avanzar. Para eso, toca el botón verde de WhatsApp o completa el formulario que ves más abajo. En función de la información que nos brindes, te ofreceremos la solución indicada junto a su correspondiente presupuesto gratuito.

¿Quieres terminar de una vez con el estado del arte y con la tesis? Entonces, ¡contáctanos ahora!

 

 






Cargar un archivo

El límite de tamaño de los archivos es de 20 MB.

Tendencias

Descarga tu cronograma universitario







Abrir chat
Tesis y Másters México
Hola ✌🏾 ¿Necesitas ayuda con tu proyecto académico? ¡Somos tu solución!